¡Cuéntanos lo que piensas de ReBaq! Clic aquí

Violencia intrafamiliar

¿Qué es la violencia intrafamiliar?

La violencia intrafamiliar, también conocida como violencia doméstica o violencia familiar, se refiere a cualquier tipo de abuso o comportamiento violento que ocurre entre miembros de una misma familia o entre personas que comparten un hogar. Esta forma de violencia puede ocurrir en relaciones de pareja, entre padres e hijos, entre hermanos u otras configuraciones familiares.

Formas de violencia​🔔​

Es importante destacar que el consentimiento mutuo es fundamental en cualquier interacción sexual y que el acoso sexual es inaceptable en cualquier entorno.

Agresiones físicas, como golpes, empujones, estrangulamiento o cualquier acto que cause daño físico.

Insultos, humillaciones, amenazas verbales, intimidación emocional o control coercitivo.

Abuso sexual o coerción sexual sin el consentimiento de la otra persona.

Control económico, limitación del acceso a recursos financieros, robo de dinero u obligar a depender económicamente de la persona agresora.

Manipulación mental, aislamiento social, amenazas de daño a seres queridos o control constante.

Daño o destrucción de bienes materiales de la víctima como forma de control.

Rompe el silencio, tu no eres el/la culpable

Tu seguridad y bienestar son prioridad. Si estás viviendo situaciones de violencia intrafamiliar, no estás sola y no mereces pasar por esto. La denuncia es un paso valiente hacia la libertad y el apoyo. Tu voz tiene el poder de cambiar tu vida y la de quienes te rodean. No estás sola en este camino; hay servicios y personas dispuestas a ayudarte. Denunciar es un acto de valentía que te acerca a un futuro libre de violencia. ¡Habla, denuncia y toma el control de tu vida!

AUTOAYUDA

¿Qué puedes hacer si eres victima?

Es fundamental abordar este tipo de violencia de manera integral, proporcionando apoyo a las víctimas, educación sobre relaciones saludables y promoviendo el acceso a recursos y servicios que puedan ayudar a prevenir y responder a la violencia intrafamiliar. Además, la denuncia y la intervención adecuada son esenciales para proteger a las personas afectadas y prevenir daños adicionales.

  • Es fundamental entender que estos actos no son por algo que hayas “merecido”. Nadie tiene el derecho de golpearte o decirte palabras hirientes. La culpa recae en el agresor, no en tí.
  • Expresar de manera firme y clara que el comportamiento es inapropiado y no deseado. Poner límites es esencial para establecer expectativas claras.
  • Registrar detalladamente cada incidente de acoso, incluyendo fechas, lugares, testigos y descripciones de los hechos. Esto puede ser útil en futuras acciones legales o al informar a las autoridades
  • Hablar con amigos, familiares, o colegas de confianza sobre la situación puede brindar apoyo emocional. No enfrentar el acoso solo puede hacer una gran diferencia.
  • Reportar estos actos de violencia a las autoridades correspondientes, como la policía, el departamento de recursos humanos en el trabajo o la administración escolar, según el entorno en el que ocurra el acoso. No necesitas ser mayor de edad para denunciar estos actos.

Reconoce tu propia valentía y resistencia al enfrentar la violencia intrafamiliar. Tu autoestima puede verse afectada, pero busca ayuda y apoyo para el proceso de recuperación.

¿Quieres desahogarte y compartir tu historia?

Tu historia es valiosa y queremos conocerla. Puedes compartirla de forma anónima o a nombre propio. Juntos, podemos ser la red de apoyo de miles de personas. Tu voz importa puedes pedir consejos, desahogarte, y también ser el apoyo de alguién más.